Hacer amigos alemanes en Alemania siendo extranjero,  puede tomar mucho tiempo y esfuerzo.

Sin embargo, reconociendo nuestras diferencias culturales, podremos entender mejor por qué los alemanes hacen de una tarea aparentemente simple algo tan complicado.

¿Son los alemanes fríos?

Siempre había escuchado que los alemanes son personas muy frías y distantes. Luego de vivir en diferentes ciudades, puedo decir que dependiendo del lugar donde estés, conocerás gente más o menos amigable. Según mi experiencia, las personas que residen en las ciudades grandes son más abiertas y muestran mayor interés por conocer gente de otras culturas.

Los alemanes son por lo general muy corteses, saludan e incluso pueden hablar un poco del estado del tiempo pero difícilmente tendrán la iniciativa de invitarte a tomar un café o si como en mi caso tienes hijos, a ir al parque o reunirse en casa para que los niños jueguen.

Conocer un alemán y desarrollar una amistad con el/ella, puede ser un proceso largo que lo resumiría en varias etapas:

1. Hablar alemán es el primer requisito. A los alemanes no les gusta mucho hablar inglés, así que la primera y más importante barrera a vencer es el idioma alemán, para eso hay que hablarlo aunque al principio nos cueste mucho. Evitar tener que hablar con otras personas en alemán es un error que se suele cometer al principio pero la verdad es que hay que sacar provecho de cada oportunidad que se nos presenta para poder practicar el idioma.

2. El „small talk“. Desarrollar una relación de amistad con un alemán puede tomar mucho tiempo, pues ellos a diferencia de nosotros los latinos no consideran amigo a todo el mundo “de buenas a primeras”, para llegar a esta categoría hay que primero pasar por una larga etapa de „Bekannschaft“ (aprender a conocer a alguien), la cual consiste básicamente en charlas periódicas sobre temas no muy personales como el clima o la escuela y preferiblemente no de política o religión.

3. La primera invitación. Luego de haber hablado con una persona a lo largo de varias semanas o meses y conocerle un poco, entonces se puede pensar en invitar a esa persona a reunirse en un sitio neutro (no la casa) para tomar un café o si la idea es que los niños jueguen juntos se puede hablar sobre quedar en un parque cercano.

4. Las siguientes invitaciones. Si en la primera reunión todo salió bien, entonces podrás contar con más invitaciones. Es decir, la primera reunión será casi como una „entrevista de trabajo“, si tienes éxito pasas a la siguiente ronda, pues los alemanes van pasito a pasito.

5. La invitación a la casa. Si las reuniones en el lugar neutro salieron bien, entonces será posible pensar en ofrecer una invitación a la casa. Otra diferencia cultural entre los latinos y los alemanes, pues nosotros no necesitamos que pase tanto tiempo para abrir las puertas de nuestra casa a alguien que nos cae bien, los alemanes sí.

6. Menos es más. Los alemanes no están acostumbrados a recibir la visita haciendo mayores esfuerzos como anfitriones. Brindar café o agua es más que suficiente, nada de grandes preparaciones. las empanadas, tortas, etc se dejan para las fiestas. Cuando ellos son los invitados, también les gusta ser atendidos de la forma más sencilla posible.

7. Una amistad duradera. No es un camino corto, sin embargo una vez que lo haz recorrido de manera paciente, habrás ganado un verdadero amigo, alguien honesto y un apoyo incondicional con quien siempre podrás contar.

¿Cuál ha sido tu experiencia con los alemanes?, ¿te parecen muy complicados para entablar una amistad?

 

 

0 comments

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Comenta Fácilmente

Inicia sesión o regístrate para hacer comentarios y compartir publicaciones más fácil.