Los mercados navideños conforman una de las tradiciones y atracciones turísticas más importantes de Alemania. Normalmente están abiertos durante las cuatro semanas de Adviento, es decir, antes del 24 de diciembre. Si no existieran estos mercados con todos sus adornos e iluminación y si en general no se celebrara la navidad en Alemania, diciembre sería probablemente muy deprimente y oscuro.

El invierno en Alemania es la estación del año que por la intensidad de su frío y la oscuridad de sus días hace que el tiempo pase lentamente, a veces en soledad. Los parques infantiles con sus columpios cubiertos de rocío helado, mantienen alejados a los niños deseosos de jugar. No obstante, en medio del triste ambiente invernal, se respira la esperanza de la Navidad.

¿Te gustaría conocer otras tradiciones navideñas en Alemania? entonces no dejes de leer sobre “el día de San Nicolás” o “la corona de Adviento”

Los Mercados navideños, apostados alrededor de las catedrales, más allá de ser parte de una tradición popular y cristiana, son un motivo para disfrutar del último mes del año. Estos sitios encantadores le devuelven a las calles un poco de luz y belleza. Allí se escuchan canciones de navidad en diferentes idiomas, el ruido del pequeño tren de vapor y la música del carrusel mezclados con las risas de los niños. Entre sus corredores inunda el olor a canela, cardamomo, mazapán, galletas de nueces o chocolate, vino caliente de frutas y salchichas asadas. Es un sitio para reunirse con amigos, para visitar en familia y festejar antes de la llegada de la navidad.

¿Qué hay en los mercados navideños y quiénes los visitan?

Los “Weihnachtsmärkte” como se le dice en alemán, son lugares con muchos puestecitos de venta que por lo general, tienen forma de cabañas de madera muy decoradas con ramas de pino, esferas de colores, luces y otros adornos con motivos navideños. Lo que se vende en estas tienditas varía mucho, desde comida rápida típica como el “Currywurst” y las galletas dulces que nosotros conocemos en Venezuela como Paledonias o catalinas (una exquisitez para el paladar alemán), hasta velas aromáticas, adornos para el árbol de navidad y piezas artesanales de todo tipo.

Desde los más jóvenes hasta los más ancianos les encanta visitar un mercado navideño. Y es que mientras las temperaturas se mantienen cerca del nivel 0, no hay más nada ameno que tomarse un vino de frutas caliente en medio del imponente alumbrado y disfrutar el sonido de algún violín, piano o saxofón que deja volar al viento las notas de una linda melodía.

Cuéntame en los comentarios ¿cuál mercado navideño visitaste y que es lo que más te gusta de el?

0 comments

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Comenta Fácilmente

Inicia sesión o regístrate para hacer comentarios y compartir publicaciones más fácil.