Hoy en día encajar en el mundo laboral no es lo más sencillo, sobretodo si eres mujer, madre, mayor de 30 años y vives en un país diferente al tuyo y en el que de paso, no se habla tu idioma materno.

La historia que van a leer probablemente sea una con la cual muchos se podrán identificar. No dejes de leer la interesante anécdota de Christiane Mamani (nombre ficticio) en la búsqueda de empleo en Alemania. Si quieres compartir tu historia para que sea publicada en Mientras Tanto, no dudes en contactarme al correo ruth-hg@mientras-tanto.com.

El café de la discordia

Por: Christiane Mamani

Después que pasaron casi cuatro años de llegar al nuevo pais en que estaba viviendo, y haber pasado la fase de mamá en exlusividad, decidí probar suerte en un trabajo no cualificado, donde mis títulos no tuvieran nada que ver, ya que lamentablemente con el idioma o nivel que tengo no podría optar a algo muy intelectual, salí un dia con mi hija casi adolescente que ama esos cafecitos tipo Starbuck pero sobre todo esos “kuchen” (pasteles) de caramelo con chocolate que son muy ricos.

Las personas que trabajaban eran dos españoles muy simpáticos, no muy a gusto con lo que hacían, donde se supone que se estaban abriendo paso a una nueva cultura de ‘gourmets’ cafeteros aquellos autodenominados “expertos” en la preparación del café, que han pasado de ser señores de mediana edad uniformados con corbata, según la tradición italiana, a barbones llenos de tatuajes visibles y con suspensores que saben sobre la temperatura del agua, el tipo de tostado del grano, el origen de las remotas y artesanales partidas de café que utilizan, la presión de filtrado, etc… cuando tú solo quieres pedir un cortado, que parece ya no existe.

Como adoro el café, pensé podría ser más experta en lograr la exquisitez del mismo, entonces fue cuando envié un E-mail para trabajar ahí. Me contestaron de inmediato, diciéndome una hora y fecha para probar con una entrevista y que reservara al menos dos horas para conocernos, que se sentían curiosos después de leer mi currículum. Cuando llegué me acerqué al mesón de la cafetería y pregunté por la entrevistadora, me dijeron que ella venía y luego iba otra vez con su nariz altiva caminando en puntas mirando por debajo del hombro a las que atendían detrás del mesón, mejor que esperara junto a otras postulantes, unas nueve más o menos contabilizándome a mi, una más del montón.

Debíamos seguirla al segundo piso donde había una especie de garage adornado con muchas fotos de Latinoamérica en coloridos marcos de madera desgastada, diáfano y con paredes de ladrillo visto, mobiliario ‘vintage’ y decoración industrial, donde aguardaba un perro de capa caída y mirada triste que se llamaba Frida, obvio que por Frida Kalho lo del tercer mundo o en vías de desarrollo como les gusta llamarlo, pega tan bien con este estilo, de seguro era adoptado e intolerante a la lactosa.

Mi competencia por el puesto eran puras jovencitas universitarias, de distintas nacionalidades y colores, hubo un ejercicio donde debíamos presentarnos con la compañera, solo interactuar entre nosotros mientras la examinadora nos observaba, más bien yo creo iba oliendo y arrugando la nariz por la espalda. Llegó el turno de presentar a nuestra “Partner” y cuando llegó el turno de presentarme a mi y dijo que yo era mamá me miraron con horror, con lástima, incluso sentí como miraron más tiempo y con una ternura infinita al perro.

La reclutadora que se hacía llamar “Product Manager” en su descripción resultó ser una tipa súper hipster, vivía 4 días en Holanda 3 días en Hamburgo y en invierno en Londres y cuando estaba contando que consumía solo productos bio, no comía carne, tenia un mínimo de compromiso social, y parecía gustarle la moda que parece de segunda mano. Comencé con un ataque de tos , que empecé a rogar para que fuera luego pero me empezó a faltar el aire y a tratar de tomar agua poniendome roja con los ojos colorados y la persona esta que entrevistaba que se quería llamar de una forma pero que en el fondo era la “reclutadora” en español, me pregunta si quería agua, jajaja muy divertido mientras yo casi me ahogaba, ella que estaba utilizando una nueva corriente que se usa en recursos humanos que es el encaje cultural o bien llamado cultural fit –la idea de que los mejores empleados tienen una mentalidad similar, los que entrevistan deben sentir “simpatía” por los entrevistados. En ese momento precisamente yo no le estaba cayendo bien, desvíe toda la atención a mi persona mientras ella no paraba de hablar. Haciendo movimientos con un pie y tratar de sacar de la cartera un caramelo de limón que me calmara la garganta hurgueteé en la cartera de una manera sobreviviente, el glamour se había ido mientras ella seguía diciendo, una de las más poderosas fuentes de simpatía, dijo, era el descubrimiento de experiencias similares en sus actividades recreativas o en sus biografías. O cosas que nunca harían seria tener un ataque de tos en una entrevista de trabajo, pero si como hacen todos tomarle foto a la comida subirla a instagram, tener snapchat, musically y otras modas tecnológicas como mínimo y que a una mamá ya no le interesan.Luego empecé a controlar la respiración menos mal hago yoga y mi mente se hace cargo y me dije a mi misma ya estás fuera, gracias por el performance, yo ya quería salir corriendo de ahí todavía con los ojos llorosos.

En cuanto llegué a casa tenia ya un correo en la bandeja de entrada que decía muy diplomáticamente las gracias por haber invertido tiempo en la postulación pero que no era el perfil que andaban buscando, seguramente no era el target millenials y lo entiendo, lamentablemente.

Ese fue mi primer contacto con el mercado laboral alemán y espero que las próximas entrevistas no sean igual de superficiales, que exista la cordura y profundidad en vez de un mundo de apariencia que a nadie lleva a la felicidad. Se lo pasan hablando de lo orgánico y ecológico pero usan todo hecho en china a bajo costo, hipócritas, eso de fair trade es una pose, a los agricultores de Brasil les pagan un huevo por su trabajo de 12 horas a pleno sol para que ellos que se creen que son originales, y superiores a los demás tomen un super café dentro de un aguacate(Avolatte).

Por eso este tipo de negocio tan modelo escandinavo, está destinado a morir y no precisamente porque voy a hacer un reportaje sobre de donde sacan el café y cuanto pagan a ver si son tan Fair -Trade. Porque puedo postular a preparar café tan bien como hacer un reportaje investigación, pues al final soy periodista y Magister, quizá mucho más estudios que la señorita pagada para discriminar deliberadamente . “Cultural fit” se ha convertido en un concepto nebuloso y potencialmente peligroso. De un análisis sistemático de aquellos que podrían tener éxito en un determinado lugar de trabajo ha pasado a transformarse en breves juicios emitidos por gentes acerca de con quiénes les gustaría pasar el tiempo, la compatibilidad cultural se ha convertido en una nueva forma de discriminación que mantiene bajas la diversidad de los integrantes de la organización, haciendo un homogéneo lugar donde al ser tan similares terminan no retroalimentándose como debería ser, por ejemplo la experiencia para tener mas diversidad de servicios a otros target.

Prefieren contratar a gente con las cuales disfrutar el paso del tiempo y con quienes pudieran quizás desarrollar una relación estrecha. Muchos de ellos utilizaban el “test del aeropuerto”. O sea, “¿me gustaría estar varado en algún aeropuerto con algunos de ellos durante una tormenta de nieve?”. No te preocupes Reclutadora que a mí tampoco me gustaría quedarme varada en un aeropuerto escuchando las enfermedades de tu perra que haz tenido que aguantarte todos estos años de chica super cool que al final vive en ningún lado, no tiene raíces, se viste para llamar la atención de otros y trabaja discriminando, ese perfil tampoco lo escojo yo para mi, quizás no tan selecto, grupo de personas con las que me rodeo pero que al menos son auténticas. Por eso está destinado a la debacle todos los que le copian a Starbuck e incluso la marca de la sirena donde han encontrado productos tóxicos en sus preparaciones, no les doy más de 5 años o quizás 10 cuando toda una generación despierte.

Me quedo con las palabras de alguien que se está transformando en una buena amiga para mí, En un trabajo no sólo ellos te escogen a tí, tú también observas y revisas si el trabajo es algo que a ti te gusta, no sientas que son ellos los que te desechan, es una cosa de “ambas partes“. ¿Saben qué? que bueno no quedé justamente ahí, lugares sin alma sobran para trabajar y precisamente eso es algo que no quiero.

0 comments

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Comenta Fácilmente

Inicia sesión o regístrate para hacer comentarios y compartir publicaciones más fácil.