El nuevo tema del “Blogparade” lo ha propuesto Anna Sans, del Blog “Cinco platos” y organizado por Montserrat del Blog “Kartoffeltortilla” se trata de “Las cosas que no echaría de menos de Alemania” en caso de regresar a mi país.

Ya había escrito una lista de cosas que me gustan de Alemania y que seguramente extrañaría si me fuese de este país.

Ahora voy a comenzar con unas cuantas quejas, vamos a ver si estás de acuerdo conmigo o si quieres añadir algo más a esta lista:

  1. No poder pagar con tarjeta de crédito en cualquier lugar. En este primer punto coincido con Alba del blog Dusseldorf lleva umlaut. De algún modo me he acostumbrado a tener siempre efectivo en la cartera, pero sigo considerando poco práctico que incluso en tiendas grandes de electrodomésticos no puedas pagar cómodamente con tu tarjeta de crédito. A veces aceptan la de débito, pero esa nunca la llevo conmigo. Hasta ahora no entiendo la razón de esta manera limitada de pagar.
  2. La rigidez de las autoridades. Obviamente, sin disciplina no se puede alcanzar el orden social, pero ¿no crees que a veces exageran? y aquí se me viene a la mente una anécdota que me pasó en diciembre, cuando dejé el carro estacionado en la calle y confieso que no quise sacar el ticket de parqueado porque la máquina me quedaba muy lejos y solo quería comprar un pan en la panadería, así que pensé “voy a la panadería y regreso en 1 minuto” y así lo hice, pero cuando regresé ya estaba una funcionaria colocando sobre el parabrisas la respectiva boleta amarilla que indica el monto a pagar por el incumplimiento de la ley (en este caso 10 euros) 😤 Traté en vano de convencerla que solo había dejado el auto 2 minutos a lo máximo allí, pero ella naturalmente al mejor estilo de este tipo de funcionarios alemanes simplemente me hizo un gesto de “no me interesa lo que hablas y me dijo que me limitara a pagar la multa”. “Fuego vivo” sentí arder dentro de mi ser, tuve que tragarme mis palabras y simplemente seguir mi camino.
  3. Hacer citas hasta para ir a la peluquería. ¿En serio? sí. Aquí para todo hay que hacer una cita, incluso cuando quieres hacerte las uñas o cambiarte el look, claro que hay excepciones, pero la regla es que debes llamar por lo menos con una o dos semanas de anticipación para obtener tu cita. Esto es algo a lo que aún me cuesta acostumbrarme.
  4. No he conocido un buen peluquero. Una vez confesado lo mucho que me fastidia tener que sacar una cita para ir a la peluquería, debo decir que se dan “la gran bomba”  y muchos ni siquiera hacen bien su trabajo y sobretodo que te cobran un ojo de la cara y después tienen incluso la desfachatez de preguntarte una vez cortado el cabello. ¿Se quiere secar usted mismo el cabello? O sea, ni siquiera pueden hacer el trabajo completo? ufff
  5. El protocolo familiar: cómo si fuera poco tener que hacer citas para la peluquería, en Alemania realizar reuniones espontáneas con los primos o los abuelos no se acostumbra. Aquí las visitas familiares se marcan en el calendario, previo un acuerdo telefónico o por escrito. Sí, hasta para eso hay que sacar una cita.
  6. Apuesto que creíste que nombraría el invierno, pues no, de hecho esa época del año tiene su encanto. Creo que hay cosas mucho más fastidiosas que el frío o el calor ¿no te parece? ¿Qué cosas no soportas de Alemania? Si sólo te gusta leer las cosas positivas, entonces te invito a leer el Post “5 cosas que echaría de menos de Alemania”, sin embargo, esta es tu oportunidad para desahogarte, así que no olvides dejarme tus comentarios!

4 comments

  1. ¡Hola Ruth! ¡Magnífico Post! Me siento muy identificada contigo, sobre todo con lo de la peluquería jeje Yo creo que sigo yendo por inercia, más que porque me guste el resultado o el precio… ¡Saludos!

  2. ¡Hola Ruth! El tema del efectivo a mi también me desespera. Cuando son pequeñas tiendas, lo puedo llegar a entender. Pero en Münster hay muchos restaurantes o incluso cines donde no se admite el pago con tarjeta. No lo entiendo, la verdad. Y en cuanto a la rigidez… Ufff, supongo que, depende del día, se lleva mejor o peor, no? Creo que es un estado general, no sólo de las autoridades. La capacidad de improvisación no es una de las características más destacadas de los alemanes 😉

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Commentarios recientes

  • ruth-hg 7. Septiembre 2018 at 11:18 on Lo que no echaría de menos de AlemaniaHolaaa María, muchas gracias por leer! Miraré tu blog también, saludos!! 😊
  • María 6. Septiembre 2018 at 11:42 on Lo que no echaría de menos de Alemania¡Hola Ruth! ¡Magnífico Post! Me siento muy identificada contigo, sobre todo con lo de la peluquería jeje Yo creo que sigo yendo por inercia, más que porque me guste el resultado o el precio... ¡Saludos!
  • Recopilatorio Blogparade: Si volvieras a España ¿qué no echarías de menos? | Kartoffel Tortilla 6. Septiembre 2018 at 9:33 on Lo que no echaría de menos de Alemania[…] Mientras tanto: Lo que no echaría de menos de Alemania […]
  • Montse- Kartoffel Tortilla 11. Mayo 2018 at 10:47 on Lo que no echaría de menos de Alemania¡Hola Ruth! El tema del efectivo a mi también me desespera. Cuando son pequeñas tiendas, lo puedo llegar a entender. Pero en Münster hay muchos restaurantes o incluso cines donde no se admite el pago con tarjeta. No lo entiendo, la verdad. Y en cuanto a la rigidez... Ufff, supongo que, depende del día, se lleva mejor o peor, no? Creo que es un estado general, no sólo de las leer más

Comenta Fácilmente

Inicia sesión o regístrate para hacer comentarios y compartir publicaciones más fácil.