Billy Six es un reportero de guerra nacido en Alemania. Se ha dedicado a realizar periodismo de investigación en países tales como Siria, Libia y más recientemente en Venezuela.

Motivado a investigar y conocer de cerca la realidad del país sudamericano, el periodista comenzó en el 2017 a documentar la grave crisis económica de Venezuela, a pesar de los riesgos que esto más adelante le conllevaría.

Desde noviembre del año 2018 hasta marzo del 2019 Billy Six fue privado de su libertad por supuestos delitos de „espionaje y rebelión“. Más de cuatro meses debió permanecer en la cárcel del Helicoide en Caracas, olvidado por el gobierno alemán que no luchó ni se pronunció para lograr su liberación.

En esta entrevista, el periodista alemán nos habla un poco sobre su trabajo de investigación y los días como prisionero en la cárcel de Venezuela.

Billy Six sobre sus días en prisión en el helicoide:
„No le deseo a Merkel o a Heiko Maas estar encerrados allí“

¿Qué te motivó a ir a Venezuela?

Me negaron la entrada a los Estados Unidos para un proyecto de libro.

En el área de deportación a Canadá, me senté con Raúl de Catia / Caracas, quien me habló de las protestas callejeras en su tierra natal, lo que me pareció una alternativa interesante, especialmente porque me interesaba Venezuela ante las siguientes preguntas:

¿Funciona el socialismo? -¿Quién miente? ¿Sistema de prensa o medios alternativos? -¿Cuál es la causa del desastre económico: la interferencia extranjera o su propio gobierno?

¿Y a qué conclusión llegaste?

1) No
2) Ambos
3) El propio gobierno

¿Cómo y por qué fuiste arrestado?

Durante la noche del 16 al 17 de noviembre, hubo un chequeo de la DGSIM en la discoteca de Los Taques cerca de Punto Fijo. Como el único extranjero, fui conducido al hotel para el control de pasaportes, después de lo cual las fuerzas estatales se fueron. Al día siguiente, unos 15 de ellos, armados pero vestidos de civil, volvieron a llevarme. Solo al día siguiente escuché en un tribunal militar que me acusaron de “espionaje”, “rebelión” y “violación de zonas de seguridad”.

¿Cómo describes tu estadía en la cárcel del Helicoide?

Ni siquiera quisiera que Ángela Merkel y Heiko Maas estén encerrados allí.

Era un bunker de hormigón sin ventanas. Tenía una celda de solo dos por cinco metros, más un baño. No siempre había agua, de vez en cuando había fallas de electricidad y debía quedarme sentado en la oscuridad total. Afortunadamente, algunos guardias se mostraron amistosos conmigo e intentaron, por ejemplo, que alguna vez pudiera obtener dos porciones de comida; nadie me trajo nada de afuera, como hacen las familias de los otros prisioneros; Mi familia vive en Alemania.

En un artículo de prensa donde se hablaba de tu caso en Venezuela, se mencionaba que estabas escribiendo un libro pero éste había sido confiscado en la cárcel. ¿Lo pudiste recuperar?

Mi diario y manuscritos fueron robados y no los pude recuperar, solo una parte que logré esconder y sacar sin que se dieran cuenta.

Venezuela necesita ayuda internacional para salir de las sombras. Literalmente.

El apoyo de los medios de comunicación alemanes en particular, se hace crucial en esta tarea.

Los venezolanos no están viviendo uno de los ya muy frecuentes apagones, más largo de lo normal, ni se espera que pronto se restablezca el servicio eléctrico. Pretenderlo es de una simpleza que resulta altamente ofensiva.

Los venezolanos tienen dificultades para obtener gas para cocinar. El suministro no llega directamente a las casas, sino que debe ser previamente comprado al Estado, que se reservó su distribución y la realiza de manera aleatoria y caprichosa. Últimamente los operarios pretenden cobrarlo en dólares, en un país en el que la gente devenga en bolívares y el acceso a las divisas no sólo es difícil, sino que, además, está prohibido.

El Régimen dictatorial en Venezuela obligó a los venezolanos a retroceder a la edad de piedra

Hasta este jueves la falta de gas era compensada con cocinas eléctricas –mal que bien era una opción– pero ahora sin gas ni electricidad, la única alternativa es la leña.

Las empresas distribuidoras de agua también colapsaron y en muchos casos se recurre a plantas que bombeen el líquido para poder surtirse. Hay edificios que tienen pozos, tanques y bombas para proveerse de agua, pero sin electricidad, ¿cómo hacerlos funcionar? Además el agua, mal tratada, es de dudosa potabilidad y consumirla sin hervirla previamente, es un riesgo serio. Es un círculo vicioso, no hay gas, no hay luz, no hay agua.

Venezuela es un país tropical

Hay ciudades que mantienen temperaturas de 30 grados todo el año o, como Maracaibo o Coro, superar los 35 grados centígrados. Estas temperaturas afectan a la población más vulnerable. Se pierde la poca carne que tan difícil es conseguir, al no funcionar los refrigeradores. El bien más preciado hoy día en Venezuela es el hielo, no para las bebidas, sino para tratar de alargar la vida de los alimentos que necesitan mantener la cadena de frío.

parte del mensaje de los venezolanos sobre la crisis en Venezuela

La mayoría de los hospitales públicos en Venezuela no tienen generadores eléctricos de emergencia y los pocos que los tienen, ya empiezan a tener problemas. Se teme el colapso del hospital JM de los Ríos, un centro de salud infantil que recibe infantes de todos los estados.

¿No es esto una crisis humanitaria?, ¿No requiere esto de ayuda internacional? Si la ayuda no se concreta, asistiremos a un holocausto en plena era de la comunicación.

La tarde de este sábado 23 de febrero se llevó a cabo en el Schlossplatz de Stuttgart una manifestación por la libertad de Venezuela.

Josmar Marín, organizadora de la manifestación destacó la importancia de sensibilizar a la población mundial sobre lo que está sucediendo en Venezuela, donde el régimen de Nicolás Maduro se niega a dejar pasar la ayuda humanitaria que está lista para ser trasladada desde Colombia.

“apelamos a la humanidad de cada uno de los venezolanos”

Josmar Marín, Organizadora de la manifestación en Stuttgart

“Nosotros nos sumamos a la convocatoria de Venezuela en concentrarnos en apoyo al acceso de la ayuda humanitaria…Y apelamos a la humanidad de cada uno de los venezolanos”, señaló Marín, quien a su vez insistió que si bien se ha recibido apoyo por parte de muchos países, la ayuda de los mismos venezolanos fuera y sobretodo dentro de Venezuela es crucial en estos momentos, sin olvidar que “la crisis humanitaria nos afecta a todos por igual, sin distingo político alguno”.

Manifestación por Venezuela en Stuttgart 23/02/19

La manifestación como muestra de apoyo para el ingreso de la ayuda humanitaria

Sonia Urbano, otra de las organizadoras de la manifestación dijo: “estamos aquí para que la entrada de la ayuda humanitaria sea posible, alzamos nuestras voces para que la guardia nacional acceda y haga posible ese paso sin violencia”.

Los asistentes a esta demostración sumaron sus voces de auxilio para exigirle a los entes políticos y militares venezolanos que se apeguen a la constitución nacional y la leyes dando paso a la ayuda humanitaria que tanta gente requiere con urgencia.

Con pancartas como estas los asistentes manifestaron su apoyo al ingreso de la ayuda humanitaria:

Maria Eugenia Rodríguez, una de las asistentes a la manifestación en Stuttgart pidió a las personas que se encuentran en la frontera que “entiendan que el futuro de Venezuela está en sus manos y que de ellos depende que esto se dé lo más pronto posible y de la mejor manera”.

Por otra parte, Cecilia Schwarzerer, quien también estuvo presente en la concentración, recalcó: “hoy es un gran día para Venezuela porque por fín está entrando la ayuda humanitaria y los venezolanos que estamos en el exterior estamos apoyando con nuestra presencia, hablando de los que está sucediendo en Venezuela y apoyando desde lejos con nuestra energía para que eso se dé”.

Mientras que la situación en la frontera colombo venezolana continúa bastante tensa, todos los venezolanos en el mundo apelamos a la conciencia de quienes ahora se encuentran en posiciones de mando para que actúen correctamente, apegandose a la ley y de acuerdo a los valores éticos que nos definen como seres humanos.

Esta semana sigue atento nuestra página, pues estaremos con los ojos puestos en Venezuela

Esta semana la dedicaré a mi país, Venezuela.

Para quienes han estado pendientes de las noticias internacionales sabrán que en Venezuela se está librando ahora mismo una gran Batalla para conseguir la tan anhelada libertad.

Lo más nuevo es que hoy 22 de febrero se llevará a cabo un concierto en la frontera colombo venezolana como forma de presión para conseguir que se abra el paso a la ayuda humanitaria. La entrada de la ayuda beneficiaría a muchas personas en estado de vulnerabilidad, especialmente enfermos en estado crónico, niños y ancianos con problemas de desnutrición.

¿Quienes asistirán al concierto?

Hasta ahora se ha confirmado la presencia de unos 30 artistas de talla internacional, entre los que cuentan Luis Fonsi, Juanes, alejandro Sanz, Juan Luis Guerra, Maluma, entre muchos otros quienes se unirán para cantar en nombre de todos los venezolanos que requieren con urgencia la asistencia humanitaria.

¿Cuáles son los objetivos de este concierto benéfico?

Según lo expresado en la página web del evento “Los tres objetivos básicos del concierto son: crear conciencia de la situación actual, reabrir las fronteras venezolanas para obtener la ayuda humanitaria y obtener fondos suficientes para diseñar y llevar a cabo una inversión social sostenible que beneficiará a Venezuela para su reconstrucción y el regreso de su gente.”

¿Cómo se puede colaborar?

Muy sencillo, solo tienes que ir a la página oficial del evento Venezuela Aid Live  .Una vez abierta la página, podrás dar clic al botón “Donate for Venezuela”, entonces solo restará colocar la cifra que estás dispuesto a donar, más tus datos personales.

Así era la frontera colombo venezolana cuando dejé mi país en el 2008

Antes de venirme a vivir a Alemania, vivía en San Cristóbal- Venezuela, ciudad fronteriza con Colombia. Hoy en día, esa región de la que en aquél entonces poco se conocía se ha convertido en foco de noticias a nivel mundial, pues probablemente sea desde allí donde se decida el futuro de Venezuela.

“La frontera caliente” como se le conoce en Venezuela por la cantidad e intensidad de sus intercambios de tipo económico y socio-cultural, es el lugar donde crecí y me desarrollé. Aquí incluso nació la idea de Mientras Tanto, de la mano de mi colega Humberto Cegarra como proyecto informativo y de entretenimiento a cerca de la cotidianidad en la región.

En una ocasión nos fuimos a realizar una grabación al puente internacional Simón Bolívar, el cual se ha convertido en símbolo de fraternidad y unión entre los dos países.

Para ese momento la frontera se había cerrado por decisión del ya fallecido presidente Hugo Chávez. Nosotros en nuestro programa queríamos mostrar un poco el significado de la cultura fronteriza que nada tiene que ver con la palabra “división”.

Por aquí les dejo una muestra de lo que fue el programa Mientras tanto, transmitido en el 2007 por la Televisora Regional de Táchira (TRT):

El sábado 29 de abril, los venezolanos en Stuttgart, se sumaron a la convocatoria de protestas en todo el mundo por la restitución de la democracia en Venezuela.

Leer más

Comenta Fácilmente

Inicia sesión o regístrate para hacer comentarios y compartir publicaciones más fácil.