Las hallacas venezolanas son complicadas de preparar, sí, pero vale la pena hacer el esfuerzo porque el sabor es exquisito.