«Der Erdbeerboden» es la torta de fresas más sencilla y a la vez una de las más ricas que he probado en Alemania.