En tiempos de redes sociales y correo electrónico, es muy fácil perder la rutina de hacer llamadas telefónicas.