Al sur de Alemania, en una ciudad llamada Friburgo, hay un viejo cementerio de estilo barroco (hoy en día convertido en parque), que guarda la