En Stuttgart uno de los lugares más bonitos para dar una caminata y conectarse con la naturaleza es el parque Killesberg.