Una de las costumbres alemanas más conocidas es la de cuidar y mantener las plantas.