Cuando entré al restaurant Gran Sabana Bistro, me sentí como en Venezuela. Música llanera amenizaba el ambiente y un refrescante vaso de «Aguapanela» o «papelón con limón», me daban la bienvenida a este rincón venezolano en Böblingen, cerquita de Stuttgart.