Los alemanes no son muy religiosos pero sí de conservar por años una tradición.