Los mercados navideños conforman una de las tradiciones y atracciones turísticas más importantes de Alemania. Normalmente están abiertos durante las cuatro semanas de Adviento, es decir, antes del 24 de diciembre. Si no existieran estos mercados con todos sus adornos e iluminación y si en general no se celebrara la navidad en Alemania, diciembre sería probablemente muy deprimente y oscuro.